Mi hijo/a está enfermo/a. ¿Qué permisos tengo?

Si la conciliación ya es, de por sí, complicada, cuando un hijo se resfría y no puede ir al colegio la logística se complica aún mucho más. Y cuanto más, si éste tiene que ser hospitalizado. En estos casos, ¿existe una regulación legislativa?, ¿hay algún permiso que nos permita ausentarnos del trabajo sin buscarnos un problema?

La verdad es que todo depende de la circunstancia. Empecemos…

 

Catarro, resfriado…

Cuando se trata de un mal menor, es decir, un catarro, un resfriado, un virus pasajero, etc., aunque nuestro/a pequeño/a necesite de toda nuestra atención no existe un permiso para poder quedarnos en casa para cuidarlo.

En estos casos, las únicas vías posibles son: pedirnos el día y restarlo de nuestra vacaciones y/o asuntos personales, o buscar a alguien de confianza que pueda quedarse con el/la pequeño/a durante las horas que nosotros vamos a tener que ir a trabajar.

 

Enfermedad u hospitalización

Si la causa es mayor y nuestro/a hijo/a tiene una enfermedad más importante y debe ser hospitalizado, o se ha de someter a una intervención, entonces como progenitores tenemos derecho a dos días de ausencia en nuestro lugar de trabajo para acompañar al/la pequeño/a.

Si el centro médico en cuestión está lejos y requiere desplazamiento, en lugar de dos días, correspondería cuatro días de permiso.

En importante tener en cuenta que no es obligatorio comenzar el permiso el primer día de la hospitalización, con lo que será más fácil para combinarlo entre los dos. Además, el alta hospitalaria no supone la finalización del permiso si no hay alta médica y el/la pequeño/a permanece en casa.

Si la hospitalización o enfermedad se alarga más que los dos o cuatro días del permiso, desafortunadamente el padre o madre deberá cogerse días de las vacaciones o una excelencia por cuidado de un menor.

 

Enfermedad muy grave

Si pasamos a palabras mayores, cuando un hijo/a tiene una enfermedad grave uno de los progenitores puede acogerse a la prestación por cuidado del menor con cáncer u otra enfermedad grave. Se trata de un subsidio que compensa la pérdida de ingresos que sufren las persones que han de reducir su jornada laboral por cuidar a hijos o menores en hospitalización o tratamiento continuado.

La persona que se acoge a esta prestación debe haber reducido su jornada a un 50% mínimo. Además, los dos progenitores deberán estar dados de alta en la Seguridad Social, pero solo uno de ellos podrá acogerse al subsidio.

 

Si tienes dudas al respecto, puedes solicitar una primera consulta gratuita con los abogados laboralistas de Larrauri & Martí Abogados en lacandidata.com.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados