Evitar una posible discriminación en una entrevista de trabajo

Si estás embarazada y piensas en buscar trabajo, ¡hazlo! Un embarazo nunca debe suponer un freno para encontrar nuevas oportunidades laborales, así que actúa como lo harías si no estuvieras esperando un bebé y cree en tus cualidades profesionales. Si tú lo haces, el empleador también lo hará.


Aun así, está claro que enfrentarte a una entrevista de trabajo embarazada supone un reto. Seguramente te sientas con más ansiedad y nerviosismo, ante la posible pregunta: ¿estás embarazada?, y las que vienen después, y más si el trabajo realmente te interesa de verdad.


¿Sabías que el 45% de las mujeres en una entrevista han tenido que contestar si tenían hijos o pensaban tenerlos*? Si has visto el documental de La Candidata, seguramente te habrás sentido muy identificada. Sin embargo, lo que muchas personas no saben es que, la ley no permite la discriminación y, por tanto, no podrían hacerte una pregunta personal con ese fin.

Consejos para la entrevista.


Pero no te preocupes, podemos darte algunos consejos para que el momento de la entrevista sea un poco más sencillo.


Si estuvieses embaraza lo primero que debes hacer es decidir si quieres o no comunicar tu estado durante el embarazo. Si el entrevistador/a te hace preguntas incómodas sobre tu vida personal, no entres en pánico porque no estás obligada a contestar. Contesta con total naturalidad que esa pregunta es algo personal para una entrevista laboral a la vez que desvías el tema con elegancia.



Céntrate en tus habilidades profesionales


Está claro que lo importante no es ni tu vida personal, ni si eres madre o si querrías serlo, sino tus cualidades y aptitudes para el puesto, así que no dudes en sacar a relucir todos tus puntos fuertes y mostraste como una persona activa y con ganas de trabajar.


Si estás preparada para el puesto de trabajo y ha salido bien la entrevista, ser madre o estar embarazada no debe ser un impedimento para conseguir el puesto de trabajo. Demuestra que eres la persona idónea para esa posición, saca a relucir tus aptitudes, tu formación, tu experiencia, tus ganas de trabajar, tus valores…


Haz que el entrevistador/a vea en ti a la persona perfecta para cubrir ese puesto vacante y, piensa fríamente si tus sensaciones durante la entrevista encajan con el ambiente laboral en el que te gustaría trabajar. Si la entrevista ha sido incómoda y hostil, probablemente el ambiente en el lugar de trabajo no sea idílico.


Ah, y un último consejo: ¡no dudes de ti misma! Si tú no lo haces, el entrevistador/a tampoco lo hará. Así que, ¡adelante!


*Fuente: Maternidad y trayectoria profesional. Análisis de las barreras e impulsores parala maternidad de las mujeres españolas. IESE. 2017. Pg. 45


Recuerda que, si tienes dudas al respecto, te damos la oportunidad de tener una primera consulta gratuita con los abogados laboralistas de Larrauri & Martí Abogados. Puedes solicitarla en lacandidata.com.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados