¡Me han despedido por querer conciliar! Todo lo que debes saber.

Incorporarte al trabajo después ser papá o mamá es uno de los momentos más complicados desde el nacimiento del bebé. Por un lado, te inunda la pena al pensar que te vas a separar muchas horas del/la pequeño/a y, por otro, has de hacer malabares para poder cuadrar horarios e intentar pasar las mínimas horas sin verle.

Por este motivo, son cada vez más los papás y mamás que piden medidas de conciliación familiar y laboral a su empresa. Como hemos visto en el artículo sobre empresas Family Friendly, hay compañías que ya apuestan por facilitar la vida de las familias. Sin embargo, por desgracia, aún hay algunas que el hecho mismo de tener un hijo lo consideran negativo para el rendimiento del trabajador y aplican medidas que, incluso, están fuera de la ley. Si te sientes indentificado/a con esta situación, es importante que sepas bien tus derechos.

 

Me han despedido después de tener un hijo/a

La medida más drástica aplicada en estos casos es, evidentemente, un despido sin justificar, motivado por el deseo de conciliación del progenitor. Recordemos, no obstante, que la conciliación es un derecho y cualquier despido sin justificación, por motivos relacionados con este asunto, va a ser considerado improcedente o incluso nulo por la ley.

Si bien es cierto que una empresa no tiene porqué aceptar medidas como el teletrabajo, si no está en sus métodos, por ejemplo, al menos debe recoger tu petición y luego declinarla. El empresario debería entender que decidir reducir la jornada no es una decisión fácil, ya que ello implica una reducción del sueldo en un momento que, además, has ampliado la familia. Pero, desafortunadamente, no en todos los casos es así.

No aceptar las medidas de conciliación que tú le propongas no significa que tenga vía libre para el despido, ¡ni mucho menos! Aunque, no nos engañemos, lo mejor sería que la empresa, sin tener que pedirlo, ya pusiera a disposición de todos aquellos trabajadores y trabajadoras medidas de conciliación familiar. Porque, recordemos, que cuanto mejor tratado se sienta el empleado, mejores rendimientos va a tener.

Si tu empresa no te facilita ni acepta las medidas que propones para conciliar, no te queda otra que aguantar y decidir si te compensa quedarte en esa empresa o, por el contrario, buscar otro trabajo donde te sea más fácil conciliar. ¡Eso ya sólo puedes decidirlo tú!

 

Me hacen la vida imposible

Si, en lugar de despedirte directamente, la empresa está intentando hacerte la vida imposible en tu lugar de trabajo por haber pedido una reducción de jornada u otra medida de conciliación, no lo permitas. Recuerda que no están en su derecho de hacerlo, así que en estos casos ponte en contacto con un especialista que te asesore como actuar. Esto podría dar lugar a una terminación indemnizada de tu situación laboral.

 

Si tienes dudas al respecto, puedes solicitar una primera consulta gratuita con los abogados laboralistas de Larrauri & Martí Abogados en lacandidata.com.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados