Derechos ante un embarazo de riesgo

Aunque un embarazo no tiene por qué alterar tu vida laboral, en algunas ocasiones pueden aparecer complicaciones que hacen que ese embarazo sea considerado de riesgo y se deban establecer medidas para que mamá y bebé estén a salvo.


Durante ese tiempo, posiblemente la mamá deba permanecer en reposo y, como consecuencia, su actividad laboral se va a ver resentida. ¿Es tu caso? ¿Sabes cuáles son tus derechos? En este artículo te lo contamos. 

 


¿Qué se considera embarazo de riesgo?


En primer lugar, vamos a intentar definir las condiciones en las que se considera que un embarazo es de riesgo. A grandes rasgos, se trata de aquellos embarazos en los que la salud de la madre o del bebé está en peligro. En estos casos, los controles durante la gestación, el parto y el puerperio ha de ser más exhaustivos. Afortunadamente, solo el 10% de los embarazos están considerados de alto riesgo.


Hay dos distinciones que hacen que un embarazo sea de riesgo: uno que depende directamente de las propias circunstancias de la gestación y otro que depende de agentes externos en el puesto de trabajo. Ambos casos se consideran de riesgo, pero los derechos de la futura mamá son distintos.

 


Sufro complicaciones del propio embarazo


Desde una ciática, dolores de espalda invalidantes, hasta sangrados y amenazas de aborto que obligan a la mamá a estar en reposo. Todos estos casos se considerarían causas de un embarazo de riesgo, y pueden ser motivo del cese temporal de la actividad laboral. En este caso, la mamá, con un informe previo, recibiría la baja médica y la prestación que perciba dependerá de su convenio. Generalmente, la prestación suele ser del 70% del salario.

Mi trabajo supone un riesgo para el embarazo


Hay trabajos que, por su actividad, pueden suponer un peligro para el curso natural del embarazo, para la madre o para el bebé. Por ejemplo: exposición a agentes físicos (vibraciones, ruido, radiaciones, calor o frío extremos…), biológicos (hepatitis, tuberculosis…), químicos (pesticidas, disolventes, mercurio…), psicosociales (trabajo de alta tensión o estrés, horario nocturno…) y ergonómicos (cargas, posturas forzadas para embarazadas…).


Estas condiciones conllevan la imposibilidad de continuar en el puesto de trabajo. Por ello, la empresa evaluará el riesgo existente y hará un estudio individual del caso. Puede decidir hacer un cambio en sus funciones para que la actividad laboral sea compatible con el embarazo, antes de proceder a la baja por riesgo.


En este caso, la prestación será del 100% de tu salario hasta el nacimiento de bebé.

El cambio de turno de trabajo durante el embarazo no es un derecho general, pero si tu actual turno de trabajo puede suponer un riesgo para el embarazo (con especial consideración a la jornada nocturna y al trabajo a turnos), la empresa deberá adoptar las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo, a través de una adaptación del turno, un turno diurno y/o un turno fijo.


En este caso, es posible que soliciten el informe de los Servicios Médicos correspondientes (INSS o Mutua) que acredite el riesgo que se trate de evitar con el cambio de turno.


Si en la estructura u organización de la compañía no fuera posible tu reasignación en un puesto de trabajo sin riesgo -de tu misma categoría profesional-, se te podría llegar a asignar un puesto distinto o incluso inferior, pero sin que nunca exista disminución de tu retribución. En el caso último de no existir ningún puesto compatible y sin riesgo dentro de la empresa, podría decidirse la suspensión de tu contrato de trabajo por riesgo de embarazo, manteniendo tus derechos. En este caso es conveniente analizar el caso concreto.

 

Soy autónoma. ¿Tengo derecho a baja por riesgo en el embarazo?


Por supuesto. En caso de que el trabajo que desarrolles suponga un riesgo para ti o para tu bebé, puedes solicitar la baja por riesgo en en embarazo. La prestación consiste en el 100% de la base reguladora que tuvieras en el mes anterior a la fecha en que se emita el certificado por el INSS o la Mutua.


Además, durante el período de baja tendrás la cuota de autónoma 100% bonificada.

Si se trata de una baja médica por incapacidad temporal (IT), percibirás del 60 al 75% de la base reguladora que tuvieras el mes anterior, pero además deberás pagar la cuota de autónomo.


Recuerda que, si tienes dudas al respecto, te damos la oportunidad de tener una primera consulta gratuita con los abogados laboralistas de Larrauri & Martí Abogados. Puedes solicitarla en lacandidata.com

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados