Baja por maternidad y paternidad. ¿Qué debo saber?

Prestación por maternidad


La prestación por maternidad es un subsidio de carácter público que gestiona la Seguridad Social y que pretende compensar, a nivel de ingresos, el patrón laboral de la mujer trabajadora cuando es mamá. Podrán acceder a ella, tanto aquellas mujeres que hayan tenido un hijo de manera biológica o por adopción (si el niño es menor de 6 años), cómo también aquellas a las que se les ha otorgado una tutela o acogimiento.


La baja maternal tiene una duración de 16 semanas, por norma general. El descanso empezará el mismo día del parto, en caso de nacimiento, o cuando una resolución judicial haga efectiva la adopción o el acogimiento. Estas semanas acostumbran a estar solicitadas por la madre, aunque existe la posibilidad de que sea el padre quien las disfrute. En este caso, la madre deberá hacer reposo obligatoriamente de las 6 primeras semanas y las 10 siguientes podrían distribuirse con el padre como se considere.

 


Prestación por paternidad


El Consejo de Ministros aprobó en marzo de 2019 una ampliación de la duración del permiso por paternidad. Éste pasaba de cinco a ocho semanas. Además, está previsto que en los próximos dos años se amplíen a 12 y 16 semanas respectivamente (en 2020 y 2021).

Las dos primeras semanas del permiso deberán disfrutarse de forma ininterrumpida tras el parto, y las seis siguientes podrán ser solicitadas hasta que el pequeño cumpla 12 meses. Se trata de un permiso intransferible, por lo que no se podrá ceder a la madre, en caso que el padre no desee disfrutarlo.

Tanto el subsidio maternal como paternal corresponden al 100% de la base reguladora de ambos progenitores, teniendo como referencia el momento en que se inicia el descanso. Es decir, que a efectos prácticos no habrá cambios entre su salario habitual y el subsidio que recibirá una vez sea mamá o papá.

 


¿Y si soy autónoma?


Si eres trabajadora autónoma también tienes derecho a solicitar la prestación por maternidad, y será, igual que para las trabajadoras por cuenta ajena, de 16 semanas. Los requisitos principales son estar dada de alta en el momento de la solicitud y cumplir con un mínimo de tiempo cotizado según la edad:

 

  • Para menores de 21 años: no será necesario un período mínimo de cotización.
  • Para jóvenes entre 21 y 26 años: el período mínimo de cotización deberá ser de al menos 90 días en los últimos 7 años, o 180 días cotizados a lo largo de su vida laboral.
  • Para mayores de 26 años: deberá haber cotizado al menos 180 días en los 7 años anteriores al momento del inicio del descanso o 360 días a lo largo de su vida laboral.

 

La prestación económica corresponderá al 100% de la base reguladora correspondiente, es decir, la fijada para la prestación por incapacidad temporal (IT) derivada de contingencias comunes. Por este motivo, se recomienda planificar con tiempo la baja por maternidad y, en los meses anteriores, aumentar la base de cotización para que la prestación económica en el momento del descanso sea mayor.

En el caso de los padres que sean trabajadores por cuenta propia también disfrutarán de las 5 semanas que actualmente establece la ley en España, con una prestación económica que corresponderá al 100% de la base reguladora correspondiente en el momento de solicitar la baja.


 

Para familias monoparentales…


Las familias monoparentales también tienen derecho a recibir las correspondientes bajas por maternidad y paternidad. En el caso de las mamás, les corresponderán 16 semanas de descanso igual que al resto de familias. Pero además podrá percibir un pago único de 1.000€ por nacimiento (siempre en caso que no superen los ingresos máximos establecidos).

 


En caso de adopción…


Las personas que inicien una adopción o el inicio de la tutela de un menor, tendrán el mismo derecho a disfrutar de una baja por maternidad o paternidad, con las mismas condiciones que las citadas anteriormente. En estos casos se iniciará el descanso cuando legalmente se formalice la adopción o tutela.

 


¿Y si las vacaciones y la baja coinciden?


El calendario de vacaciones programado por tu empresa coincide con tu baja por maternidad o paternidad, con tu baja por incapacidad temporal a causa de la gestación o tu periodo de lactancia. ¡Que no cunda el pánico! No vas a perder esos días.


El Estatuto de los Trabajadores dice que tienes derecho a disfrutar de esos días de vacaciones en una fecha distinta, es decir, tienes derecho a unir las vacaciones a tu descanso por maternidad, paternidad o lactancia. Además, si tu baja por maternidad o paternidad se alarga hasta el mes de diciembre y no has disfrutado aún de tus vacaciones correspondientes, la normativa laboral dice que puedes disfrutarlas entonces, una vez la baja cese.


También es importante tener en cuenta que si las vacaciones coinciden con una incapacidad temporal derivada del embarazo, la trabajadora tampoco va a perder esos días.

 

¿Cómo puedo disfrutar de mis días de vacaciones?

La distribución y la duración de los días de vacaciones que corresponden a un trabajador los fija o bien el convenio, o bien de común acuerdo entre el trabajador y la empresa.

 


¿Y si estoy embarazada y estoy en paro?


Si te encuentras en el paro no te será de aplicación la baja durante el embarazo (al no encontrarte previamente de alta), pero, si estás cobrando prestación por desempleo, al dar a luz, podrás suspender dicha prestación y pasar a cobrar la de maternidad, si durante los años anteriores a tu situación de desempleo alcanzaste la cotización mínima necesaria (si no cumples los requisitos de cotización, puedes intentar acceder a la ayuda de maternidad no contributiva).


Tras finalizar la maternidad podrás solicitar la reanudación de la prestación de desempleo por el tiempo e importe que te quedaran por obtener.


 

¿Y si estoy embarazada y soy trabajadora directiva/alto cargo?


En principio, las trabajadoras que ejerzan un alto cargo y cuyos contratos de trabajo no se hallen sometidos al Estatuto de los Trabajadores sino al Real Decreto 1382/1985 que regula la relación laboral de carácter especial del personal de alta dirección, tienen, durante su embarazo, los mismos derechos y protección que cualquier otra trabajadora (incluso a través de la normativa europea en la materia), especialmente en lo referente a la baja de maternidad y prestación económica.


No obstante, esa normativa específica prevé, por ejemplo la posibilidad de poner fin al contrato de trabajo por desistimiento del empresario (que no despido) por lo que la protección frente a dicha actuación empresarial puede resultar algo más complicada que en una relación laboral de tipo ordinario. Se recomienda buscar un asesoramiento especializado que analice el caso concreto.

 

Si aún te quedan dudas sobre tu caso en particular, en lacandidata.com te facilitamos una primera consulta gratuita con los abogados laboralistas de Larrauri & Martí Abogados.

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados